Tags

, , , , , , , , , , ,

Mundo

OcupaINSS

Uno de los más prestigiados periódicos del mundo, El País, de España, ha destacado la campaña OcupaINSS como uno de los ejemplos de eficacia en el uso de las redes sociales  – Twitter, Facebook, entre otras-  para movilizar a la opinión pública.

Bien merecido reconocimiento, pero no podemos equivocarnos en creer que las redes sociales, por sí solas, puedan sustituir a la movilización ciudadana. Sin los “viejitos” reclamando en plena calle, bajo sol y lluvia, una pensión reducida, y sin los jóvenes que se movilizaron para apoyarles, al extremo de provocar una violenta reacción del gobierno de Ortega, las redes sociales no hubiesen tenido tanta eficacia.

Esa es la lección para enfrentar el creciente autoritarismo de Ortega: las redes sociales potencian la movilización de los ciudadanos, pero no la sustituyen.

Elecciones que sí valen

Este año habrá elecciones presidenciales en 7 países latinoamericanos, incluyendo 3 centroamericanos (Costa Rica, El Salvador y Panamá), y en ninguno de ellos se prevé irregularidades en cuanto al conteo de los votos.

¡Qué diferencia con nuestro país! En Nicaragua este año tendremos elecciones en las dos regiones del Caribe (RAAN y RAAS), y desde ya se anticipan toda clase de irregularidades. Lo esencial, a propósito de lo que ocurrió en cuanto a los viejitos y OcupaINSS, es protestar frente a esas irregularidades y no aceptar, como hecho consumado, el fraude electoral.

Disminución en las exportaciones

Las cifras publicadas a finales del año 2013 revelan una ligera caída (6.6%) en el valor de las exportaciones de ese año, en comparación con el año anterior.

La caída de las exportaciones, en su conjunto, no es dramática, salvo en el caso del café en que la disminución es sustantiva (32.7%) por una combinación de reducción de la producción por la plaga de la roya, principalmente, y una drástica bajada de los precios internacionales. La reducción de los ingresos cafetaleros tendrá amplias y negativas consecuencias para una gran cantidad de población y una porción significativa del territorio nacional pues las plantaciones cafetaleras están esparcidas en todos los departamentos de la parte central y norte de Nicaragua.

Lo que está pasando con el café subraya un problema crónico de nuestra economía: la baja productividad. Con mayor productividad se podría enfrentar mejor el problema de los precios, e incluso el de plagas como la roya. Los precios internacionales de nuestros productos de exportación están fuera del control de nuestro país, pero no está fuera de nuestro control mejorar progresivamente la productividad que salvo en unos pocos cultivos (azúcar, maní, por ejemplo), permanece estancada en los mismos niveles de hace varias décadas.

La relativa bienandanza de nuestra economía en los últimos años se explica también por muchos factores que están fuera de nuestro control, como la cooperación venezolana, por ejemplo, o el auge sincronizado de los precios de todos los productos de exportación. Para usar una expresión  popular, todos los astros han estado alineados a favor del crecimiento de nuestra economía. La pregunta obligada, por tanto, es la siguiente: ¿qué se está haciendo para mejorar la productividad y así enfrentar mejor la situación cuando los astros no estén alineados? Poco, muy poco. Un caso patético es la cobertura y calidad de la educación. Sin una mejoría sustancial en la cobertura y calidad de la educación jamás vamos a remontar los bajísimos niveles de productividad y, desde luego, el salario real de los trabajadores tampoco podrá mejorar.

Invertir en los nicaragüenses  -con más y mejor educación-  es hacer patria, y esto no está ocurriendo pese a los rótulos estrenados con el nuevo año por la propaganda orteguista.

Advertisements